Guía para redactar artículos completos sobre tecnología

Tiempo estimado de lectura: 11 minutos

El Alto, 22/01/22 | El esfuerzo de algunos medios locales para incluir noticias sobre tecnología es loable, ya que muchos de ellos no cuentan con periodistas especializados. Aunque en el mundo existan miles de medios dedicados a esta labor, la mayoría no toma en cuenta la innovación tecnológica local. Actualmente, Bolivia no se destaca en la región por ser un centro de innovación tecnológica, pero lo cierto es que se dan soluciones interesantes que vale la pena conocer: la prensa local juega un papel fundamental para difundirlos.

¿Qué pueden hacer los periodistas a nivel individual y los medios que representan para que las notas sobre tecnología sean completas e informativas? Veamos a continuación algunas buenas prácticas:

1. Comprobación de situación legal

No es un secreto: Bolivia es uno de los países con mayor tasa de comercio informal del mundo. ¿Es ético dar mayor visibilidad a negocios que no se han establecido legalmente? Una idea puede ser llamativa, pero su aplicación en el mercado carecerá de fundamento si su promotor decide operar al margen de la ley. Algunas empresas brindan soluciones tecnológicas de manera informal y por el simple hecho de ser nacionales exigen que la población local los apoye. ¿Es honrado solicitar ese trato cuando su planteamiento priva al país de recursos para su desarrollo? Si un medio optara por difundir un proyecto no establecido legalmente, ¿no debería considerarse como fomento a la informalidad?
Existen diversas herramientas (la mayoría de ellas en línea) para que un periodista compruebe si una empresa está legalmente establecida, como vigencia del NIT, datos de registro de Fundempresa y otra información útil. Si la nota habla de un proyecto en fase embrionaria, indique si el promotor ha declarado su intención de establecerlo legalmente en el futuro: limite la difusión de proyectos que operan incumpliendo la legislación vigente.
Ponga especial atención a emprendimientos que declaran elevadas tasas de crecimiento en muy poco tiempo: pudiera deberse a incumplimiento sistemático de normativas tributarias u otras leyes aplicables.

2. Revisión de presencia y reputación en línea

Puntuación global de una aplicación para compras en línea (29/05/21)

La reputación en línea es el conjunto de elementos que constituye el prestigio de una persona o marca. La forma de interactuar en canales digitales, los comentarios publicados por sus clientes, la gestión de posibles incidencias… todo acaba impactando en la reputación. La credibilidad de un periodista pudiera ponerse en entredicho si alaba las actividades de una empresa conocida en el medio por sus malas prácticas.
Si va a destacar cierto servicio, verifique toda la información disponible sobre la marca que lo promueve, para confirmar que cuenta con una buena reputación entre la comunidad y buena praxis. Por ejemplo, hay empresas que se dedican a diseño web pero ni siquiera han desarrollado su propia página. ¿Cómo convencerán a un cliente sobre la importancia de tener una web corporativa si los mismos diseñadores no cuentan con una? En ese caso, ¿podría alguien de esa empresa hablar con propiedad sobre la eficacia de los productos que está publicitando?
Compruebe también que la empresa cuente con una sólida presencia en línea. Abrir una cuenta en Facebook es muy sencillo, pero crear presencia requiere esfuerzo y constancia, valores que esperaríamos encontrar en cualquier empresa que quiera contribuir al desarrollo tecnológico del país.

3. Investigación de antecedentes

«Primer e-commerce en Bolivia», publicación patrocinada en Facebook (13/02/2021)

Es muy posible que el periodista encargado de redactar un artículo sobre cierto proyecto reciba una nota por parte de la empresa que lo creó. Pudiera optar por reproducir la nota completa tal y como se entregó. Pero las afirmaciones de una empresa sobre sus propias soluciones no siempre son ciertas: algunos empresarios no se toman la molestia de estudiar su propio mercado y desconocen soluciones que se dieron antes en su mismo rubro. Por eso, muy a menudo se encuentran declaraciones falsas o engañosas sobre un lanzamiento, como «el primer proyecto en Bolivia sobre», «la única plataforma de» o «empresa líder en».
A veces no hay una mala intención detrás de eso, solo desconocimiento: otras veces hay una decisión deliberada de ocultar información para que la nota resulte más impactante y logre una mayor repercusión. Asegúrese de la veracidad de declaraciones que le entregaron sobre productos tecnológicos en Bolivia, para no contribuir a difundir datos incorrectos y perjudicar la imagen de su canal.

«La primera tienda online en Bolivia», captura del 12/09/21

 

4. Elección de consultores externos

Cada vez resulta más difícil comprobar la trayectoria profesional en el mundo del coaching: varias personas se auto-proclaman expertas en determinados campos, aún sin haber realizado actividades concretas. Por ejemplo, se ofrecen un sinfín de consejos, cursos y talleres sobre comercio electrónico, pero muchos de los que imparten ese conocimiento no han participado en el desarrollo de ningún proyecto. Algunos periodistas optan por preguntar a profesionales que viven y operan en otros países: sus opiniones no suelen reflejar la realidad local, ya que Bolivia no se suele regir por las mismas reglas que encontramos en otros mercados.
Compruebe siempre el historial del contacto que va a intervenir en la redacción: es mejor elegir profesionales con experiencia práctica en cierto tema en lugar de teóricos que no han demostrado aún su pericia. Puede que incluso algunos hayan incursionado brevemente en cierto rubro pero no les fue bien y se hayan visto obligados a dedicarse a otra cosa: en ese caso, sus afirmaciones pudieran perder peso.
Resista la tentación de contactar siempre a los mismos que colaboraron en el pasado: el mundo de la tecnología es muy cambiante y puede que surjan nuevas figuras con mayor autoridad para hablar de ciertos temas. Además, los expertos que no se reciclan acaban desfasados y sus opiniones pueden quedar obsoletas.
Confeccione una agenda personal con expertos de diversas áreas, para contactar a los más indicados en función del tema a desarrollar. Mantenga esa agenda actualizada, agregando nuevos especialistas a medida que se afiancen en el medio.
Recuerde que el número de seguidores en redes sociales no siempre define el peso de los argumentos de un asesor en materia de tecnología. Saber desenvolverse en medios digitales tampoco es indicador de autoridad.
Si necesita incluir alguna referencia externa, incluya siempre los créditos correspondientes, evitando reproducir palabra por palabra otros textos a menos que tenga autorización para ello.

Notificación de plagio por parte del autor (Twitter, 04/01/22)

 

5. Mayor protagonismo a proyectos nacionales

Publicación de LinkedIn, julio 2021

Es encomiable cualquier esfuerzo por innovar en Bolivia, tanto si se trata de emprendimientos locales como extranjeros: invertir en tecnología en el país no es fácil, considerando las dificultades propias del medio. Todos estos aportes merecen ser reseñados en medios de comunicación, sea cual sea su procedencia.
Pero si lo que se pretende es dar mayor protagonismo a proyectos nacionales, hay que diferenciar claramente aquellos que desarrollan a nivel local (por ejemplo, empleando solamente capital económico y humano de Bolivia).
Algunos servicios populares tienen su central en otros países, limitando las actividades nacionales a simples oficinas administrativas o agencias que desarrollan sólo actividades comerciales, con muy poca influencia en aspectos técnicos o en decisiones importantes de la marca. En un intento por reconocer el esfuerzo de empresas bolivianas, algunas instituciones premian proyectos que comenzaron siendo nacionales, pero que con el tiempo acabaron absorbidas por gigantes extranjeros, cediendo por completo el control técnico. ¿Siguen siendo empresas bolivianas, o sencillamente operan en el territorio nacional?
Hay muy pocas probabilidades que una empresa nacional pueda competir en igualdad de condiciones con multinacionales, ya que en el país no otorga apoyo estatal básico para crecer. Esperar el mismo desempeño o medirlas junto con gigantes de otros países es una práctica mezquina, así como brindarles el mismo trato a la hora de difundir sus actividades. Existen multinacionales tecnológicas que disfrutan de amplios beneficios en otros países y hasta logran cotizar en bolsa: éstas cuentan con abultados presupuestos para publicitarse. Para muchos emprendimientos locales, una nota bien redactada puede ser la única opción para que la población conozca el proyecto e inicie operaciones comerciales.
Es buena costumbre especificar en una nota todos estos detalles, marcando claramente la diferencia cuando un proyecto es 100% nacional, desarrollado únicamente con financiación local o gestionado exclusivamente con recursos humanos nacionales.

6. Uso adecuado de términos técnicos

El Deber, nota del 26/06/20

En artículos relacionados con nuevas tecnologías hay que prestar especial atención a los términos que las describen. Muchas de estas innovaciones tienen nombres en otros idiomas (especialmente en inglés), no cuentan con una palabra correspondiente al español, o sencillamente el término original transmite la idea de forma más clara o más entendible para la comunidad (como por ejemplo: blockchain o marketplace).
Aunque el uso de términos en idiomas extranjeros no es incorrecto a la hora de redactar una nota, es mejor no abusar de anglicismos en un texto orientado a público de habla hispana. Al usar términos extranjeros, explique siempre su significado y preste cuidadosa atención a su sintaxis para no equivocarse.

Foto: Freepik


Licencia Creative CommonsEste contenido está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.